Project Description

Cuando los hombres mueren se vuelven historia. Cuando las estatuas mueren se vuelven arte. Esta botánica de la muerte es lo que llamamos cultura. Es porque la sociedad de las estatuas es mortal. Un día, sus rostros de piedra se desmoronan y caen a la tierra. Una civilización deja detrás de sí estos rastros mutilados como Pulgarcito deja sus guijarros. Pero la historia lo ha devorado todo. Un objeto muere cuando la mirada viva que lo recorre desaparece. Y cuando nosotros desaparecemos nuestros objetos quedarán en el lugar donde dejamos las cosas negras, el museo. (Las estatuas también mueren, Chris Marker – Alain Resnais)

Figuras, paisajes y rituales: estas tres palabras afirman lo protagónico en una serie de obras que convergen en la esencialidad de sus formas y modos narrativos, y que, sin embargo, amplifican nuestra visión sobre cuestiones que han permanecido como constantes en el entendimiento de los instintos, hábitos y estructuras sociológicas que subyacen a través de la propia manifestación artística.

En el Mundo Antiguo el rito fundacional de la ciudad (inauguratio, establecimiento de buenos augurios) está ligado a los demás ritos de construcción, sea de un templo, una casa o cualquier otra tipología de construcción, asentamiento u ordenación del territorio. Lo fundamental y común es establecer un centro desde el que conocer la “voluntad divina” para así dibujar el diagrama del espacio que será sagrado. En la tradición etrusco-latina dicho rito consta de un primer tiempo, el de la Contemplatio. Esta parte del rito era efectuada por el Augur, equivalente, para poder entendernos, al “hombre trascendente” o “hombre verdadero”, capaz de escrutar el cielo y advertir en él las coordenadas, una vez alcanzado un lugar elevado, que trasladadas a la tierra determinarán el “centro del mundo”, el lugar que posibilita lo que propiamente se llama templum –aunque la propia ciudad, como en el caso de Roma, lo era en sí misma-. Remarquemos que el oráculo de Delfos y su omphalos, el templum romano y su mundus, el Mandala hindú, etc., antes que construcciones, son diagramas y cosmogonías, es decir, representan una percepción del universo con un orden físico y metafísico asociado a un centro, ejes, cuadratura, todo aquello que conjura el caos y la certidumbre y permite la manifestación divina en la tierra y una visión integradora del mundo, facilitando la percepción de los fenómenos extraños a una creencia colectiva.

Toda esta exposición es un alegato de la “experiencia” per se. Si atendemos a la etimología de la palabra encontraremos que proviene del latín experientia: prefijo ex (ʻfuera de, resultadoʼ) y perientia, que a su vez proviene de la raíz indoeuropea per, la misma del griego peirao –que todavía en gallego existe sin variación para nombrar el muelle de un puerto– y del latín arcaico perior (ʻintentar, probarʼ). Ex-periencia es el resultado de probar y se refiere a la forma de conocimiento o pericia (de la misma raíz latina que liga el “saber” con el “intentar”).

Una columna o una estela de Ülrich Rückriem son, con rotundidad, una columna y una estela; respetan el ἀρχή, ʻel origenʼ, y se manifiestan como variantes que han devenido en arquetipo una vez que se mostraron como estructuras que podían funcionar en diversas contingencias –por ejemplo, a la puerta de una entidad bancaria o la entrada a un bosque– y revelarse como umbral, lugar de traspaso, protección y conjura. No hablamos aquí de la veneración a una piedra per se, sino de una forma significante que, sin dejar de ser piedra, invita a quien todavía mire, perciba y reflexione hacia una experiencia estética privada que puede devenir en espiritual. Como ha apuntado Mircea Eliade, en toda hierofanía se produce la paradoja de que el objeto a través del cual se manifiesta lo sagrado se transforma en “otra cosa” sin dejar de ser “el mismo”.

Álvaro Negro

Inauguración. Jueves 17 de diciembre a las 20 horas. El evento dará comienzo con una charla de presentación a cargo del comisario de la muestra y finalizará con un cóctel para todos los asistentes. Acceso libre.

Fechas. Del 17 de diciembre de 2015 al 24 de abril de 2016.

Comisario. Álvaro Negro.

Artistas. Lara Almarcegui, Elena Asins, Michal Budny, Jacobo Castellano, Mauro Cerqueira, Helmut Federle, Hreinn Fridfinnsson, Hubert Kiecol, Per Kirkeby, Sonia Leimer, Kasimir Malevich, Asier Mendizábal, Meuser, Helen Mirra, Barnett Newman, Adrian Paci, Manolo Paz, Perejaume, Rodríguez-Méndez, Peter Karl Rölh, Gregor Schneider, Richard Serra, Robert Smithson, Teo Soriano y Ulrich Rückriem.

Narrativas_monumentales_portada_mini

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail to someone