dominio http://www.mac.gasnaturalfenosa.com:80/servlet/
hilo navegacion-->NO

Volver

Y la luz se hizo (Et facta est lux)

20 de noviembre de 2014 - 3 de mayo de 2015

Comisaria: Concha Fontenla

Artistas: Arturo Álvarez, Duvier del Dago, Mònica Fuster, Luke Jerram, Eduardo Kac y Marina Núñez

El título de la exposición, además de hacer referencia explícita al Génesis y enlazar con Fiat lux comisariada por Paulo Reis, hace alusión a la escisión primigenia a partir de la cual el hombre se entiende y explica a sí mismo en función de una suma de antagonismos naturales, lógicos y epistémicos (G1:4); pero, en lugar de refrendar el carácter fundacional de tal discernimiento, lo cuestiona hasta diluirlo en su propia inconsistencia. Interesado o ingenuo, el prisma de la dualidad se antoja siempre reduccionista, y sobre esta certeza se construye uno de los principales espacios de trabajo de la creación contemporánea, encrucijada en la que confluyen atribulados modernos, devotos posmodernos, nihilistas autoproclamados y polifacéticos mercaderes, reflejo fiel de una sociedad -de una pluralidad de sociedades, de un mundo- sumida en una crisis que, como dijera Brecht, acontece “cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”.

No son, desde luego, ni la nostalgia, ni la negación, ni la indefinición lo que caracteriza el trabajo de los seis artistas que componen la nómina de este proyecto expositivo; sí lo es, en gran medida, la ambivalencia. Ambivalencia como respuesta ante la complejidad creciente de la naturaleza de la imagen, del rol del arte, de la volubilidad de la historiografía, de la identidad (/identidades) y, en este caso, la dicotomía luz/tinieblas, que llega hasta nosotros bajo muy diferentes apariencias: físico/virtual, ciencia/naturaleza, cuerpo/mente, biológico/tecnológico... Fisura que sitúa al artista en una posición de privilegio: si el conocimiento es, hoy, modelar más que aprehender, el arte es, actualmente, producir más que reproducir. Reivindicación implícita del arte como poder transformador -conceptual, pero también físico, en línea con la idea del artista como ingeniero- en detrimento de su pasividad en tanto oportunidad de exégesis.